10 de junio de 2011

TIPOS DE HUESOS


Estructuralmente podemos definir 4 tipos de huesos, cuyos nombres sugieren su morfología: huesos largos, huesos cortos, huesos planos y huesos irregulares.
Los huesos no difieren sólo en tamaño y forma sino también en la cantidad y proporción de los dos tipos diferentes de tejido óseo que los componen: el tejido compacto tiene un aspecto denso y sólido, mientras que el tejido esponjoso o trabeculado se caracteriza por la presencia de espacios abiertos, parcialmente rellenos por un ensamblaje de estructuras espiculadas.

 
Huesos largos
A simple vista un hueso largo se compone de las siguientes estructuras: diáfisis, epífisis, cartílago articular, periostio, cavidad medular y endostio.
Diáfisis: Es la parte principal y tiene forma de caña. Su forma cilíndrica y el hueso compacto que la compone hacen que se adapte bien a su función de proporcionar un apoyo fuerte sin un peso excesivo.
Epífisis: Son las dos terminaciones de un hueso largo; tiene una forma bulbosa que ofrece un amplio espacio cerca de las articulaciones para el anclaje de los músculos, así como estabilidad a las articulaciones. Está conformada por hueso esponjoso y una forma especial de tejido conectivo blando, llamado médula roja rellena los espacios dentro de este hueso esponjoso.
Cartílago articular: Es una fina banda de cartílago que cubre la superficie articular de las epífisis. La elasticidad de este material amortigua las sacudidas y los golpes.
Periostio: Es una membrana fibrosa, densa y blanca que cubre el hueso; muchas de las fibras del periostio penetran en el hueso subyacente, soldando ambas estructuras entre sí. Esta membrana es esencial para la supervivencia de las células óseas y para la formación del hueso.
Cavidad medular: Es una cavidad tubular que se encuentra en la diáfisis de los huesos largos. En el adulto, la cavidad está rellena de tejido conectivo rico en grasas, una sustancia llamada médula amarilla.
Endostio: Es una delgada membrana epitelial que se extiende por la cavidad medular de los huesos largos.

Huesos cortos, planos e irregulares
Los huesos cortos, planos e irregulares tienen una parte interna de hueso trabecular cubierta en el exterior por hueso compacto. La médula roja rellena los espacios en el hueso trabecular dentro de algunos huesos irregulares y planos, por ejemplo en las vértebras y en el esternón.


3 comentarios:

  1. me cirvio de mucho y me saque un 67 en la prueba

    ResponderEliminar
  2. Me alegro, gracias por visitarnos.
    Saludos!

    Paula

    ResponderEliminar